sábado

Mi último día de militancia en Mitre [Entry Ampliada]



El título de esta entry es engañoso. Mi último día de militancia en Mitre fue antes del día al que me voy a referir, pero por cuestiones de nomenclatura.
La forma correcta de llamar este día sería "mi último día de militancia en CINO".
Además, es más larga que mi no-falo y está llena de drama-queenismo. Estás avisado.

Hace un tiempo atrás descubrí un lugar donde me sentía Amy en esta foto:



Todo era felicidad, unicornios, papas fritas y mates en el bulo turquesa, con tu (o el o mi o ...de elles) eterno chicharrounnn.
Cobertura de mesa full, fansin, grupos de estudio, ideas, proyectos. El dark side turquesa ampliando su imperio por toda la UNA y los soldiers felices y contentos.
Como ya conté, con mi vocación encontrada de pintar carteles y todo.


Todo viento en pope.
Hasta las vacaciones de verano, que cortaron con mi manija. Obviamente todos querían descansar.
Y yo ya había olvidado lo que era eso. Porno decir que no sabía ni deletrearlo.
Después de sobrevivir a un cuatrimestre de tres carreras (una que terminaba, con trabajo de campo incluido, y dos carreras que empezaba), trabajo, militancia e incluso social life... Hacer nada era un ultraje.
























Igualmente me ajusté. Me subí al tren de "vamo a calmarno" sin subirme del todo y... cuando estaba a punto de pedir el pase a El Mate (porque a todos los demás sí los veía trabajar, típico de paranoide pasiva agresiva que soy)... Mai espacio se activó.


Se venía la fase 1 del CINO y había que armarse.
Con esquema de trabajo definido sólo quedaba esperar a que la UNA habilite.
(Aunque el laburo empezó antes).
Todo así, todo muy hermoso. El inicio de la fase 1, con espacios nuevos, gente nueva, estudiantes nuevos y hermosos. Reuniones abiertas, más proyectos, más salseos. The mar of the coche.



Yo me sentía realizada. Todos estábamos felices y unides y organizades... Hasta que... Llegaron otras situaciones para tener en cuenta. Situaciones que, al menos yo, no tenía tan en mente el año pasado ni en las vacaciones de verano mientras planeaba el 2017:

1) La lucha de docentes y de la educación argentina (a rasgos grandes).

2) La lucha interna de la UNA de los estudiantes que apoyan a los compañeros de Formación Docente (y toda Formación Docente, con su centro de estudiantes) y la vereda opuesta, Rectorado y secuaces.

Sin contar en la ecuación a los estudiantes alineados con la postura de Rectorado.
Que siempre los hay. Y algunos incluso agrupados. Que los incluyo en realidad dentro de la categoría "secuaces".

Creo que me remito a una sola agrupación estudiantil que hizo esto (el Círculo), pero no pongo las manos en el fuego de decir que fue la única. (¿Por qué lo digo? Por la asamblea que convocó y cómo encaró esa asamblea desde el segundo cero.)
(La emperor del Círculo se metió en la Asamblea convocada por el centro de estudiantes de Dramáticas y la Comisión CINO del CEADU para decir... "hola... acá al lado vamos a hacer una asamblea de estudiantes de artes de la escritura, así que si hay estudiantes de escritura que están acá... Están confundidos, se equivocaron de asamblea, vengan con nosotros.) (¿Qué hubiera hecho yo? Participar de la asamblea de dramáticas, preguntar si falta mucho e invitarlos a la asamblea de escritura... HOLA, TIERRA LLAMANDO, SOMOS TODOS ESTUDIANTES DE LA MISMA CAGADA Y COMPAÑEROS, POR CONSIGUIENTE).

Volviendo al tema militancia...
Entonces las actividades planeadas para la fase 1 se imposibilitaron. Por fechas. Cierres de la sede. Lejanía de mi persona. Un sinfín de etcéteras.

Entonces ya tocaba ajustarse a las circunstancias y al presente, acompañar la lucha de Formación Docente, seguir por el camino de la conciencia y la pelea conjunta.
Pero...
En el medio las inscripciones a mis materias en UBA, el establecimiento de mis horarios de cursada y de trabajo, que me llevaron a una conclusión complicada...

NO HAY MÁS TIEMPO FÍSICO PARA MILITAR.

(Más el hecho de que la oferta de materias de Escritura distaba mucho de aparecer). (Y ni hablar del rumorcito acerca de los despidos de docentes, que resultaron ser la puta verdad).


Eso más mi retirada de la militancia en Escritura.
Resumible en muy pocas oraciones.
Muy pocas.
(O tal vez no).

[Inciso]
En el 2016 formaba parte de un grupo de estudiantes de Escritura. Hacia principios de 2017 dejé de sentirme cómoda en ese espacio. Pasó algo concreto. Una de las chicas reclamó por mí a otra persona (un ex compañero). Con "otra persona" me refiero, realmente, a alguien que no soy yo. ¿Cuál  es mi problema? Nadie responde por mí. YO respondo por lo que hago. Ni a mi mamá la dejo que me defienda. Yo me hago cargo DE TO-DO lo que hago y digo. Esta persona en cuestión fue a reclamarle algo mío, algo que yo hice, a esta otra persona. Yo me pregunto... ¿Por qué no me habló directamente a mí si tanto la ofendí?

Qué hice que fue tan horrible, tan ofensivo, te preguntarás...

Un chiste, en donde usé la palabra LESBIANAS.

Yo ya venía distanciada del espacio por mi gusto exacerbado por mantenerme activa y respeté siempre su latencia, por eso ya ni los jodía.

Pero no iba (ni voy) a tolerar comportamientos de escuela primaria. No ahora. Ya tengo 25 y bien puestos.
Quiero creer...
La palabra "lesbianas" a mí no me ofende. Y su uso tampoco. No soy lesbiana, ni tampoco heterosexual, pero igualmente... No veo qué cosa rara tiene usar esa palabra en un chiste. Si alguien sabe, por favor, que me lo explique.

En fin...

ESO, las intenciones que ya expliqué acá de alejarme de una persona concreta Y una situación personal de "a-la-mierda-todo" ocasionada por cuestiones familiares.

Como se puede asumir... No estaba para nadie. Ni para mí misma.
Y si no me tolero yo... No voy a tolerar que otros me incomoden.

Así que así hice. Me fui de ese espacio y de Escritura

[Fin Inciso]

y tras mucho debate interno y acuerdos, me establecí en CINO.


No iba a irme de Tu Eterno Chicharrón. Los quiero a todos y no quería alejarme. Además la UNA seguía (y sigue) siendo chota y alguien tiene que transformarla. Intenté aferrarme hasta el último momento pero.... No es todo tan fácil. Muchas cosas ya se sentían raro.
Y cuando las prioridades se establecieron para otros lados, cuando todo lo que hicimos se empezó a quedar corto, cuando las trabas de la gestión que filtra estudiantes a lo loco, e incluso los degrada, los maltrata... se empezaron a sentir. Y la organización es matada por esto. Y la gestión de Escritura que no reclama lo que merece, más bien todo lo contrario... Todo se hizo más complicado.

Por otra parte, siendo militante exclusiva de CINO empecé a ver al área de Escritura como estudiante a secas... Como estudiante que ve las cosas de afuera. Y las movidas que se armaban no me gustaron ni un poco.

Ya dije varias veces que Facebook me parece patético y "la militancia digital" me hace vomitar.
A mí las peleítas en el grupo de face no me gustan para nada. Rosquear es hermoso pero... Cuando se hace bien, no en un grupito de feis. Como persona que laburaba en la misma corriente sabía el enfoque que se estaba encarando y para mí el interés está en otro lugar, y a ese lugar no se estaba apuntando. (No puedo hablar del presente porque no formo parte de ese espacio).

El clímax de toda esta seguidilla de cosas que no me gustaron fue una convocatoria a reunión abierta entre compañeros que terminó siendo una asamblea.


Ergo publicidad falsa, ergo buscar cosas donde yo creo que no corresponden, ergo, retorno a las formas del año pasado que ya quedaron totalmente arcaicas, a mi modo de ver.

Yo quería ir a saludar y a curiosear un rato. Llegué tarde porque tenía un teórico de Economía... Y me encontré con que estaban por mocionar y votar cosas.
Se votaron cosas. Yo me abstuve de todo. ¿Votaciones en una reunión abierta?

A una síntesis que pruebe lo de los recursos arcaicos y vomitivos me remito:

2016: ¿Convocamos como centro de estudiantes? Sí, porque garpa más que decir asamblea.
2017: ¿Convocamos como reunión abierta? Sí, porque garpa más que decir asamblea.

En fin... Como estudiante que participó de la formación de un espacio de representación me sentí insultada. Y sentí que TOOOOODO lo debatido y laburado durante el año 2016 se desvaneció en el aire.

Y también como estudiante en general me sentí mal. Y como militante también.

La experiencia de militar en la UNA en este espacio en particular es parte de mi experiencia como estudiante de esta carrera. Por eso hablo de esto acá.

Por eso creo que es necesario expresar por qué termino esta etapa.

Intento sintetizar...
Venía con la acumulación de imposibilidades físicas de tiempo y espacio.
Venía con un estado mental  no apto para mantenerme activa.
Le sumo lo que estuvo pasando en Escritura, donde tuve problemas personales boludos pero lo patético de verdad fue empezar a sentir que todo el trabajo acumulado se evaporó, porque en realidad no estábamos avanzados ni un poco.
Yo creí que éramos diferentes, con más altura, más cintura. Por la reuniónabiertaasamblea lo digo y por otras cosas previas.

Eso más algo más de índole burocrático que justo se cruzó con mi estado mental de Sra. Inestable. Old lady cascoteada shit.

Una decisión interna del funcionamiento de TEC que va en contra de casi toda mi metodología de trabajo. Pero lo peor, sin la sinceridad que yo esperaría o un "sí, vamos a hacer esto, ¿y qué?". Porque no es indispensable que yo esté de acuerdo con todas las decisiones... Pero sí espero coherencia, sinceridad y una explicación que me convenza.

Porque no está mal que yo piense un "lo haría de otra manera", lo que me dolió a mí fue la forma en que me llegó, más que el hecho en sí.

Y plus, ver cómo así tanto trabajo y tanto que dejé de lado para realizar ese trabajo... Sirvió para un carajo, porque como dije: "Creí que éramos diferentes, con más altura, más cintura." Disiento hoy 100% con el rumbo de Escritura.

Y that was it.

Me fui.

No puedo continuar trabajando con personas en las que no confío como colegas militantes.
Personas que consintieron e hicieron absolutamente nada para impedir que las cosas estén como están y las cosas que pasaron y cómo.
Y no es un reclamo, porque obviamente no tengo por qué estar de acuerdo con todo, pero hay cosas básicas que me hacen sentir pobre, que no puedo ir con el grupo por ESE camino, de ESA forma.

Hay otro factor que tengo en cuenta y lo repetí mil veces. Escritura compra pescado podrido. Nadie se fija en las cosas tanto como yo. En lo que yo disiento, mil estudiantes aceptan.

Pero volviendo a mí y todo este vómito verbal de loca de mierda, simplemente no puedo formar parte de ese espacio. No puedo ignorar todo eso.

Entonces... Mejor NO MEZCLAR.

Mejor no trabajar más en TEC.

Porque yo puedo perdonar cualquier cosa (por las cosas que me tomo como secantes dentro de mi insanía neurótica).... Pero no puedo quedarme en lugares donde sé que no voy a funcionar.

Ni a sentirme bien.

Voto por mantener la relación buena con mis turquesos reptilianos sensualoides, por FUERA de la agrupación.

Es lo mejor.

...

Pero antes, tuve mi último día de militancia, que es la excusa de esta entry bitacoril.

Una actividad de Escritura que pasó a CINO. Una intervención en Mitre por el 2 de abril.

Tenía que ir a justamente gestionar esa actividad. Y así lo hice....

Hacía unos días nos habían hecho un robo en la mesa. Aparentemente no se habían llevado cosas, sólo nos quisieron joder. Esa fue la información que me llegó a mí.

Resulta que se habían llevado cosas. Todas las témperas y casi todos los pinceles. Quedaba uno mínimo minúsculo de un set de pinceles que compré en Staples. No había plata para comprar otro, aclaro.

Con ese mini pincel tuve que pintar unas islas Malvinas enormes.

Claro, yo sabía que las témperas y los pinceles estaban... Resultó que no, que la información que nos pasaron era inespecífica.

Mi último día de militancia  en Mitre lo pasé de turquesa, SOLA, pintando unas Malvinas enormes con un pincel de mierda, con acrílico lavado... Durante horas. Me perdí de ir a un teórico de epistemología...

Pero me perdí de muchas cosas por laburar en Mitre. Y aunque es tiempo que sé que no voy a recuperar, espero que haya servido para algo.

Durante todo este tiempo trabajando en Tu Eterno conocí muchas gentes hermosas. Pude acercarme a muchos compañeros y ayudarlos y acompañar su ingreso. De hecho, puedo decir que hice que alguno que otro viera con otros ojos al filtro filtroso de Lectura y Análisis. Y también que lo que nos enseñan está para cuestionarse todo el tiempo y ponerse a prueba por todos nosotros.

Pude participar de organización estudiantil y de asambleas, de Escritra, de Crítica y de Dramáticas-CINO. Pude pudrirla con orgullo en alguna que otra ocasión.

Conocí militantes de otros espacios, para bien y para mal, y hasta compartimos algún mate.

Todo eso me hace ver cuál es el camino.
Configuré el horizonte hacia el que quiero ir.
Sé cómo llegar y sé qué no quiero hacer en el medio.
Sobre todo, sé qué no quiero hacer en el medio.








Por lo que queda del cuatrimestre no voy a pisar la UNA.
Esto es real.
Y en lo que queda de la vida no voy a formar parte de Tu Eterno ni de Nuevo Encuentro.
Si ya tengo de ahí adentro lo único que me importa.
Amigues.

Porque con respecto a lo demás... Ya diferimos mucho en formas de trabajar. Y tampoco quiero estar ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario