domingo

Sobre escribir y el fanfiction

Bona nit.

Hay muchas cosas que le sacan el sueño a las personas. Una razón buena para no dormir puede ser estar de joda, estudiando, garchando o trabajando. (O todo eso al mismo tiempo).

Otra razón, pero bastante paté*, puede ser estar en paños menores viendo Harry Potter y el prisionero de Azkaban en SAP.

Ser un yonki gay never looked so good.

Pero una cosa es segura. Hay momentos en que la gente neurótica no duerme.


Y por gente neurótica me refiero a casi todo el mundo. Excepto por el hecho de que algunos lo somos más que los otros, pero la diferencia que existe en verdad es que cuando no se duerme, no es por estar divirtiéndose... Es porque la estás pasando mal. Estás recordando todas las cosas que te arruinan la existencia (de a poco, muy de a poco) y te estás mortificando por eso.

¿Para qué tener enemigos? Si nos tenemos a nosotros mismos, diría yo.

Si estás leyendo esto y te sentís identificade...


En fin... Mientras repensaba la causa de una de mis miserias...  Sí, persona. Ese tipo me rompió el ego...

Y observo cómo ni yo misma me doy pelota ni a mí ni a mis asuntos (obligaciones autodefinidas), recuerdo la tradición clásica de retomar el fanfiction en las vacaciones de verano y me doy cuenta de que algo de esa sparkle yo estoy teniendo.

No sé si esto va a desembocar en actualizar alguno de mis fics. Eso espero. Todavía tengo la esperanza de terminar todo lo que tengo empezado. Incluso hace algunos meses tengo una idea nueva sobre un ship que comparto apenas pero cuadra mucho con una situación que tenía encima.

Y ahí va esto de lo que quería reflexionar.

De dónde sale esto de escribir fanfiction.

Que viene a parecerse mucho a... De dónde sale esto que es ESCRIBIR.

La key secavulva de acá es que no todos consideran el fanfiction como escritura verdadera.

Yo creo que se equivocan. Escribir es escribir. Fua.

Se cree en el vox populi que utilizar personajes que ya existen es de comodidad. Que no tiene sentido. Que es robo.

No tengo miedo de afirmar que si alguien dice eso es porque no combina las características que hacen que un ficker sea ficker.

El Gusto por escribir y,
el Fanatismo por una historia.

Por fanatismo diría enamoramiento. Enamorarse de una historia. Y que te guste escribir. De cualquier manera, que te guste escribir también involucra algunas cositas.


Bastante básicas algunas. Imaginación, por ejemplo. Y, obviamente, neurosis.

Sí. También bastante de poder delirar sin drogas. Los fickers buenos son los que pueden divagar por horas por una característica nimia de un personaje y ser capaces de figurar la situación más absurda y/o compleja sin un gramo o gota o cualquier cantidad mínima de "sustancia".

Entonces, cuando se combina una mente que se va al carajo con una historia que hace enloquecer a esa cabeza... Ahí sale el fanfiction.

Porque no se trata de agarrar unos personajes ya hechos y ponerlos en una situación.

No es porque no se te ocurra una faceta, porque no puedas ni por asomo tener la habilidad de crear personajes por vos mismo.

Es sólo esto. Esa historia se metió tanto adentro, que los personajes aparecen solos una vez que la situación está planteada. Simplemente pasa. Tenés en frente a una situación y... Son ESOS personajes los que están involucrados. Esos personajes que te atrajeron, esos personajes que te engancharon, te enamoraron, que se hicieron en vos.

Obviamente, a veces las historias se sienten hechas para uno. Ni hablar del fanfiction que sale cuando eso. (Aunque probablemente nunca salga de la cabeza del ficker... o de su cuaderno de anotaciones).

Y obviamente sí, cuando digo personajes hablo de todos los elementos que hacen a una serie, película o libro... A cualquier historia en cualquier formato... Lineal o no lineal... JA.

(Mentira).

A dónde iba es... No es el uso de personajes pre-hechos lo que distingue al fanfiction de la escritura comunicorriente. Es el uso de personajes que están internalizados en la cabeza del que escribe, que, como todo escritor que se aprecia sabe, es algo más o menos así:


O algo así... Si te gusta el porno gay...



Ahora que esa cuestión está aclarada, cada uno ejerce su faceta de escritura como mejor le sale. O cómo le sale. Algunos escribiendo sobre sí mismos, en un loop interminable de self concentrismo y autobiografismo manufacturado. Algunos llevando la fantasía al extremo, diseñando personajes con características originales e imposibles que viven en mundos con reglas y situaciones para nada alineadas con el que vivimos. Como tener orcos y cosas.

Mentira. Los orcos existen.

Mirate en el espejo.


Por mi parte hago la clásica. Me inspiro en la vida cotidiana. En lo que miro, leo, huelo, vivo.

Participo.

A veces, claro.

Como sea, solamente quería enseñarle esto a alguien. A veces la ficción se te mete. Está para vos. Realmente eso que está en frente... Cuadra. Y esos mundos se te prenden y te prenden. Y cuando pasa eso, surge el fanfiction.

Sí. El fanfiction no es para todos. Es sólo para los que se dejan prender. Para los que estamos dispuestos a vivir esas historias por tiempo indeterminado.

Si no estás dispuesto a dejarte comer por una historia... Y sos así de choto y seguís pensando que el fanfiction es para boludos, jodete. Ojalá algún día te dejes quemar.



-----------------------------------------------------------------------------------------

*Paté: del francés, para PATÉTICO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario