miércoles

El año 2016 y el año 2017


Muy pronto espero cerrar un capítulo de mi vida. Toda mi vida. Y empezar uno nuevo.

Una nueva.

We'll see.

Este año me sirvió para romper con alguna y otra estereotipia que arrastro desde el 2008.

Con varios prejuicios, también.

Este año también volvió mi epilepsia en forma de fichas y en forma adulta. Ya es epilepsia a secas. Nada de juvenil y ni siquiera mioclónica.

La razón detrás es la misma que veo desde el inicio: encerrar mis emociones.

En cuanto a eso... Durante el último mes parece que me pintó ser más llorona que la mierda y me dedico a llorar y llorar como una niña chiquita.

Lo que está bien... Así no tengo crisis/convulsiones, ¿verdad?

Hace mucho, cuando tenía unos catorce años leí la frase "¿Por qué yo?", que, se supone... Viene a la cabeza de uno cuando le diagnostican esta situación. Y es verdad. Esa frase viene. Me puse a llorar cuando la leí. Era un golpe de realidad. De verdad estaba "enferma".

Hoy puedo decir que no es "¿por qué yo?". Es un... "tenía que ser yo". Veo a la epilepsia como el recordatorio de cómo no podemos tener el control siempre.

Ya sea el ello o el superyó, ya sea el patriarcado, un gobierno, una adicción... ya sea lo que sea... No se puede tener siempre el control. Quiero aprender ESO para el 2017. Tengo con qué.

Y ni hablar de cuánto.

Porque hay cosas que con medicación no se controlan. Sadly.

Y algunas otras cosas que debería retomar el año que viene.

Como siempre...

Vamos a ver.


3 comentarios:

  1. Difícil eso de hacerse cargo de las cosas que nos tocan. Te entiendo porque me pasa y peleo a diario con eso, contra mi. No tengo epilepsia pero si cosas contra las que confrontar, como todos. Es un camino largo cuesta arriba Noe, un aprendizaje pero se puede. Hay que enojarse, llorar, rearmarnos, todos esos pedacitos que queden después de todo eso y compartir nuestra vida con quienes nos hacen sentir bien y nos entienden. Siempre creí que podía decir de todo, que era muy frontal, sin embargo este último tiempo también descubrí que hay cosas que no digo, que hay cosas que no enfrento porque duelen o porque cuesta ponerlas en palabras. Escribir ayuda, alivia, calma. Volcar muchas de las cosas que pensamos en un lugar como este también es exponerse, ante uno y ante los demás. Sos una gran persona, que tiene un montón para dar y expresar detrás de todos esos miedos y corazas.

    Feliz año! I.S.

    ResponderEliminar
  2. Cielo hermoso, gatitou de gatitous, debo decir, guardarse las cosas no sirve de nada, EXCEPTO ahorrarle problemas a los demás, por que digamos que una vez que sacamos del sistema aquello que nos está pudriendo desde dentro, cualquier otra cosa no importa, no el todo.
    ¡A la mierda con guardar!
    Aunque claro, son dos caras, decir las cosas es una de las caras, le que interprete el otro es la otra, y que, seamos claras, ese ya no es nuestro demonio.
    Afuera todo lo que hace gangrena, a fuera quienes son puras gangrenas. El año se termina por algo, y por algo, otro comienza.
    Hacéte tan mierda como necesites en el proceso de descubrirte, que acá estamos tus amigos para reconstruirte y apoyarte al volver a caminar.

    ResponderEliminar
  3. ¡Fuerzas, Noe! En este camino que nos toca recorrer juntas, te van a decir que escribir no es para hacer catarsis. Pero no les hagas caso, es exactamente para eso y para lo que vos quieras. Quiero creer y creo que te va a ayudar un montón, además de lo lindo que es estar a la vanguardia de una movida así, y tan involucrada como vos lo estás. A romperla! Te espera un gran 2017 :)

    ResponderEliminar