martes

Abecedé

No puedo evitar pensar que mi vida es una mierda, que la paso mal, que el lugar donde mi estómago debería estar (hipocondrio izquierdo y flanco) y que me quema casi todo el tiempo en sensación de angustia permanente, que se siente como si tuviera acidez o peor, como si tuviera nada, es una hipocondría de mi histeria. Pienso que mi neurosis normal se va cada día más hacia lo patológico, no sé si cambiar de estructura pero parecido. Veo que tengo compromisos que asumí hace mucho y metas que me propuse que ya ni me interesa cumplir. Me olvidé por qué quería hacerlo y estoy casi segura de que nunca en la puta vida voy a recordarlo. No quiero hacer ni lo mínimo de lo que hago, quiero tirarme en la terraza con los auriculares y leer todas las novelas que fui comprando y no agarré.

Veo un día sol y al día siguiente nublado. Van dos días seguidos con este y si Matute tiene razón mañana llueve, así que peor.

El asunto es que después veo una cosa linda o escucho una canción o una amiga me dice "leí tu blog" y por ahí puedo sobrevivir hasta fin de año, no todo es tan mierdoso o desesperante, tal vez sea que mi mucosa gástrica está hecha mierda y es algo orgánico que un gastro me puede curar con omeprazol, no sé. Si voy a la odontóloga a que me cierre ese arreglo, al alergista, al neurólogo nuevo y vuelvo al psiquiatra. (Y a la oftálmologa que le prometí un fondo de ojo). Entrego todos los trabajos que me quedan y rindo ese segundo parcial pendiente. Por ahí pueda caretear con todos los que me hacen mierda y demostrarles que sonrío mejor y que su pelotudez no me acuchilla. Capaz que la solución es sentarme y escribir, vocación que se supone tengo, y así si hago eso es eso todo lo que tengo que hacer.

Bueno, ahora el problema es éste...
¿Cómo puedo hacer para que esa "el mundo no está tan mal" dure más que dos minutos y medio?




No hay comentarios:

Publicar un comentario