lunes

Mis tizas quedaron allá.



Después de quejarme en este blog sobre la sociedad y cómo odio mucho generalmente al pueblo argentino... (a los humanos en general) digo... ¿no habré exagerado? ¿no me fui al carajo? Después de todo la realidad es que así como los humanos me sacan de quicio, también confío en ellos y en que pueden ser mejores. La entrada del blog es para sacar el bolo alimenticio de odio que me trago al ver, por ejemplo, noticieros, programas de farándula insulsos, y ese tipo de cosas que a cualquiera le hacen perder fe en el género humano.
Pero hoy, hoy me decepcioné de mí. De hecho, de todo mi futuro.
Unas ganas de mandar todo a la mierda. Indescriptible.
Mientras sufría, yo sabía que esto era momentáneo. Yo sabía que esta sensación de dejar todo es producto directo de la decepción que acababa de sufrir. Pero god, cómo duele en el momento. Mierda.
Digamos que una estudiante de medicina desde que dio el final de una materia estuvo haciendo lo que pudo para no dejar de ir a esa sede donde se daba la materia. 1) porque le gusta la materia 2) es ESE el lugar por el cual la estudiante estudia lo que estudia. Básicamente, ya que a medida que fue avanzando en la carrera otra razón quizás mucho más fuerte se le unió.
Hoy, después de algunas semanas yendo a la clase a ayudar (la palabra ayudante no se podría aplicar, not really)... me echaron, eh... digo, la echaron.
Es horrible ésto, no por no ir más, porque haciendo un balance... no me hacía mucha diferencia. Lo doloroso es, por un lado, no ir más, y por otro, no querer ir más.
No quiero ir más al lugar al que quiero ir con toda mi alma. Quiero trabajar ahí con todas mis ganas, amo ese lugar con todo mi corazón, quiero que no deje de existir, transformarlo, que sea mejor, que sea un hogar, que sea funcional, acogedor, un verdadero centro de salud... Y EN MI INTERIOR SIENTO QUE NO QUIERO VOLVER A IR.
Esto debería ser momentáneo, tiene que ser momentáneo, no puede ser...
No puede ser que me sienta así. Y todavía no se me pasó...

Hago el balance.
Yo iba, se pretendía que yo fuera y me quede sentada ahí.
O no sé qué ...
Desde diciembre del año pasado yo detallé qué esperaba de esto, nadie me dijo nunca qué esperaba de mí.
Nadie me respondió un puto mail con propuestas. 
Nadie nunca nada. Supuse que yo tenía que hacer, entonces.
Y por dos cosas que me dicen hice, en contra de los ideales de la materia, no puedo ir más.
Cosa que hice 1: facilitar dos nombres de grupos de facebook de la materia
Cosa que hice 2: entregar "bibiliografía" extra
Lo de los facebooks te lo acepto, si querés... eh... cualquiera puede encontrarlos en google o en el buscador de facebook pero bueno, ponele que mi mente maestra y criminal los pasó para perjudicar a todos.
Lo de la bibliografía... claramente se entiende que no es más que un ejercicio para pensar lo visto en clase, claramente al verlo te das cuenta que no es algo que va a entrar en el examen, es sólo un texto para leer y pensar, que, oh, también se puede sacar de internet. 
Yo sólo quería participar de la docencia, y hacer que los alumnos se interesen, porque me parece que ésta no es una materia menor, sino todo lo contrario.
Si se quiere mantener ese modo de actuar, de tener una hora de clase por semana (cuando deberían ser 4), con modalidad teórico-práctica que te la debo, porque es una hora de monólogo y agradecé... Una clase en donde ni siquiera les importa el nombre de los alumnos, donde pretenden que ellos intervengan en clase cuando no les dan ni fuckin pie... y quieren llamar a eso "práctico". Bien, keep it.
A mi no me dieron nada, sí, yo iba al lugar que tanto amaba una vez a la semana, y nada más.
Ok... sí, keep it.
Pero los ideales de los que crearon la materia no eran así. 
Usted sabrá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario