Datos personales

Mi foto
BUENOS AIRES, Argentina
Cute escrachi

Archivo

domingo

Pecado


Su perfume con olor a melón se huele desde la distancia. Es la mujer más hermosa del planeta y va por la vida como si no le importara, no lo supiera o lo ignorara. Las tres cosas son la misma mierda. Si no lo sabe o lo sabe da igual en este punto. La ve llegar y entrar al bar como lo viene haciendo desde hace semanas. Es todo tan coordinado, milimétrico, confidencial y secreto, lo oculto y programado pasa a ser divertido sólo porque ella está involucrada.
Toman un café y cruzan hasta el hotel de enfrente. Pagan. Suben a la habitación sin mirarse. Es la de siempre. Saben en el camino. Es todo demasiado automático pero al mismo tiempo erotizante.
La habitación sigue igual que siempre. La cama impecablemente hecha, ni una miga en el suelo y los espejos igual de vulgares.
Ignoran la cama y se sientan en el piso, hombro con hombro, las piernas estiradas, apoyados contra la pared. Se rozan y se siente bien. No se tocan pero se tocan. Pecan y no pecan. Sólo están sentados ahí, con la certeza de que el otro está a su lado en su misma situación. Ella se acomoda hacia un lado, casi dándole la espalda. Apoya su cuerpo contra su costado y se relaja, delegando el soporte de su peso en su hombro y en la mano de ella. La mano izquierda queda en una posición torpe, medio en el aire. Él aprovecha y la toma. Le acaricia los dedos uno por uno y le hace cosquillas en la palma. Son delgados y huesudos, pero no demasiado. Tenés que tocar para sentir el hueso. Si apretás demasiado, impresiona un poco, pero esa es la magia del asunto. Podés acariciarla y al mismo tiempo estudiar anatomía. Con el dedo índice hace circulitos en sus nudillos y ella se queda muda mientras lo deja hacer.
—Creo que lo que más me gusta de vos es tu mano.
Sigue explorando cada rincón de su juguete favorito mientras ella resopla y duda.
—¿Con mis durezas incluidas? —pregunta divertida.
—Incluido eso.
—¿Y mis uñas comidas?
—Eso sobre todo.
Pasa un rato. El clima se vuelve íntimo. Demasiado, quizás. Ella se separa y se pone de pie. Levanta la vista mientras ella lo mira desde la altura. Altísima, impalpable. Inalcanzable.
“¿Querés que te haga un masaje?” le pregunta haciendo el gesto con las manos. Asiente. Se sienta en el piso y ella se arrodilla detrás. Comienza a quitarle la tensión de los músculos de la espalda mientras su cabeza se acelera y comienza a pensar estupideces. Detiene su mente y decide que es momento de hacer lo que quería hacer.
—¿Podemos hablar?
—Sí.
En este momento lo único que quiere hacer es agarrarla por la cintura y guiarla hasta que ella quede sentada en una de sus piernas. Se lo dice. Ella se ríe y le dice que eso no puede ser.
—¿Por qué no?
—Porque así estaríamos cerca.
—Muy cerca —confirma. Puede saborear la sensación. —¿Qué hay de malo?
—Así no se puede hablar. No estando tan cerca.
No lo dice, pero puede leerlo en sus ojos. No se puede hablar, se pueden hacer cosas más interesantes. Es momento de justificarse. Tiene que hacerlo porque puede sentir que ella lo está mirando con severidad, como si todo lo que hubieran hecho juntos desde ese día en la playa estuviera mal. Le agarra la mano con la cual le estaba masajeando el hombro derecho para detenerla. La aparta y la mira a los ojos. Quiere hacerlo como los actores de las películas románticas que tanto odian y derretirla. Pero eso no causaría ningún efecto, así que la mira como lo hace cada día desde que la conoció. Medio aprehensivo medio anhelante. Suaviza la voz y suelta.
—Sólo quiero mimarte. Siento que lo necesitás... Dejame mimarte.
Todo suena estúpido. Irreal. Todo suena tan estúpido, de novela barata. Se lo reprocha pero tiene que decirlo, es lo que siente; es lo que siente y tiene que decirlo, punto final.
Ella no responde. El infierno se congela. Se siente idiota.
—Me vas a hacer llorar.
Lo dice seria. Se tapa la cara. Es obvio que le da vergüenza. Aparece en su vida, le hace sentir todas estas cosas y ahora le da vergüenza.
Le aparta la mano. Quiere besarla. Quiere hacerlo, sabe lo bien que eso se sentiría, pero un acuerdo no verbal que sus corazones están formulando en ese preciso momento lo mantiene quieto en su lugar. Una parte de su cerebro piensa que algo remoto en sus cuerpos está hablando, comunicándose tácitamente, casi a través del aire, y en secreto. Como todo, todo es secreto.
—¿De qué querías hablar?
—¿Podemos hablar de mi matrimonio?
—Bueno, pero empezá vos.
Silencio.
—¿Necesitás que te ayude?
—Bueno.
—¿Estás enamorado de tu esposa?
No responde.
—Cambio la pregunta... ¿La querés?
—Sí, la quiero.
—¿La amás?
—Eh...
—Creí que ibas a decir alguna estupidez. Algo como “¿y qué es estar enamorado?” o “¿Y qué es el amor de todas formas?”. Alguna boludez así.
—Lo pensé, creo —confiesa. Cree sonrojarse.
—El amor es... Bueno. Qué se yo. No sé lo que es.
Más silencio.
Espesísimo y doloroso. Sin embargo, sigue masajeándole la espalda haciéndole creer que el cielo se acerca y el infierno está muy lejos.
—¿Ella es lo primero que pensás cuando te levantás y cuando te vas a dormir?
Murmura un “no” en el interior de su cabeza. Sólo allí. La respuesta es una de las razones por las cuales todo empezó. Supone que ella lo sabe.
Su nuevo intento se lo confirma.
—Cuando tomás una decisión, ¿pensás en cómo le puede afectar a ella?
Responde tras unos segundos de reflexión en los que ella le dio pequeños golpecitos con el dorso de la mano a través de sus omóplatos.
—Sí.
—Entonces la amás.
—¿Con eso alcanza para amar a alguien?
—No sé si alcanzar. Pero es una consecuencia de amar a alguien.
—¿Lo dijiste por una decisión en particular?
—Sí.
Deja de tocarlo.
—Pero si no hubieras tomado esa decisión. Yo no estaría así. No estaríamos así. Me siento egoísta pero esto me gusta. Creo.
Se sienta a su lado. Le toca el dorso de la pierna con la suya. Acomoda el cuerpo y en dos segundos ya le está pasando el brazo alrededor y la abraza. La atrae más cerca y ella esconde la cabeza en el espacio vacío que había hace cinco segundos sobre su hombro.
Su mente se acelera. Por fin la tiene cerca. La tiene cerca y no la puede tocar. O la está tocando, pero no debe hacerlo. Duda de si apartar o no el brazo, descomprimir un poco la situación, pero no tiene ganas, no. El camino hasta ese punto fue largo y tedioso, dolió demasiado como para tirar todo el esfuerzo al carajo.
Se quedan callados y él sólo puedo pensar en lo lindo que sería agarrarla por la cintura y sentársela a upa. Tener su cara frente a él, sacar su pelo de en medio y acariciarle la lengua con ternura. Hace días eso parecía lícito, válido, de alguna manera necesario. Quizás útil en algún punto. El nudo en su estómago, presente desde que su cerebro mandó a callar a sus impulsos sexuales, se hace más apretado y le recuerda el significado de la palabra no.
Habla para no llorar.
—Vos me dijiste que te hacía sentir mal el hecho de que te gustara la posición en la que te puse. A veces vos también me hacés sentir mal. Me hacés pensar que dejaría todo sólo para estar con vos.
—¿Todo? —pregunta. Siente curiosidad. De verdad le da curiosidad saberlo.
—Sí, y los dos solos.
—Me decís esas cosas y siento que estar con vos no es tan malo. Ojalá fuera fácil.
—¿Y no lo es?
—No.
Miran la cama. Es inútil. No va a pasar nada más entre ellos.

--------------------------------------------------

Me da culpa haber escrito esto pero fue. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas

Estoy segura de esto universita Realidad original me quiero ir del planeta life is shit me quiero ir de argentina lic. artes de la escritura universidad nacional de las artes UNA tan difícil es? antes eras chévere la una me sofoca THE TRUTH MADERFACKERS escándalo bibliográfico estudio artes de la escritura InspirationaL weirdo bandwagoners LOVE estado actual logré algo TELEVISION ARGENTINA ES PORQUERIA countdown la una me inspira mundial 2014 Ficción original camino a la lic. en sociología creo que te quiero tu Eterno cambio quiero esto raro rarete rarito unicornios MIEDOMIEDOMIEDOMIEDOPUTO POETRY escribir facebook muerete mi mundo ideal qué hombre ya no estudio artes de la escritura basta demasiado naranja década ganada el círculo lionel te amo no todo apesta razones para no estudiar escritura una movie volver al tenis CINO FANFICTION Gif Soup LISTA CIRO Y PERSAS LOS PIOJOS UBA confesionario cuatro razones para decir día de la mujer elecciones en escritura esa imagen fc barcelona por lo que viene. fc barcelona te amo fc barcelona te banco gremio estudiantil grey's anatomy yonki journal medidor excitación militancia otra vez pinto carteles because it painted política universitaria potter pipi en el pote trainwreck v1ka te amo wimby AFIP Dixon fever Dixon tribute Fragmentos Luna MIS fics Merle Dixon is my god Smithers The Walking Dead Walking Dead WhatsApp debe morir aduana alivio asamblea de escritura atletico ay que linda es la psiquiatría babasonicos chau ciencia política is love correo argentino cuatro cosas para decir david villa te amo fc barcelona a por todo fc barcelona ayer hoy y siempre fc barcelona gracias flores formulario 4550 hurlingham. toboganes interludio intoxicados la que faltaba los odio lovesick me odio memoria miranda nada puede lastimarme noticiero del orto odio papel higiénico peRFecto por fin! porno gay quiero morirme real madrid resolución general 3579 rock argentino soy una mierda tener epilepsia yslqmieemys